La historia:

El personal de los palomitos
El personal de los palomitos

“Los Palomitos” comenzó en su actual ubicación de Portugal con Santa Isabel el año 1991, después de 4 años como pequeño almacén en Santa Isabel, cuando esta calle aún no estaba colmada de edificios.

La idea de María Inés Muñoz y Patricio Ávalos, conocidos como “los palomitos”, porque pasaban mucho tiempo juntos, era ampliarse, para ofrecer una mayor variedad de productos y una atención más cómoda a los clientes.

Y en este punto nos detenemos, porque más que clientes, se trataba de vecinos del barrio, con quienes era, y es natural, compartir una sonrisa, un saludo amistoso, un diálogo alegre.

Es por eso que, el año 1997, los palomitos acogieron las peticiones de los vecinos para abrir una botillería en el mismo lugar, además del almacén y bazar. De allí en adelante, muchos convertimos a este almacén botillería en un una especie de patrimonio de la vecindad.

…Y esto es tan real, como puede decirse que Los Palomitos debe ser una de las pocas botillerías del país que, periódicamente, realizaba un evento donde se invitaba en forma abierta a los vecinos al sorteo de botellas y botellones de ron, pisco, vodka y otros licores, para compartir la gratitud, la buena onda. El famoso sorteo con los carnets…

Comenzaron a traer licores y vinos más sofisticados. En los vinos por ejemplo, empezaron con los tetra pack pero les pedían el formato ¾ vidrio y de reserva, lo que fue rápidamente respondido…

El año 2014 Patricio Ávalos se retiró de la empresa y en la actualidad, su dueña, María Inés y su socio Marcelo Muñoz le dieron un nuevo impulso al establecimiento, a pesar que le han ofrecido reiteradamente la venta del terreno para construir un edificio. Pero el lugar contiene una valiosa historia y tiene para mucho tiempo más, según cuenta la locuaz protagonista, atiende ahora con Adriana, su hermana, encargada de abarrotes y rotisería, además de otros apoyos rotativos.

El 2016 se remodeló el interior, incluyendo una amplia barra de atención y muchos más productos de abarrotes y de bazar. Este 2017 se iluminó la fachada, se implementará un servicio de despacho y regresa el sorteo mensual, para recuperar ese momento especial de compartir entre todos.

“Lo más importante para mi es el agradecimiento de los clientes, que es tan especial. Es lo que más me gusta de estar en el mesón, es lo máximo, yo les regalaría todo porque la gente es tan buena, eso es lo que me llena el alma. Ha sido una empresa con mucho esfuerzo, con corazón y por eso también estoy muy agradecida de ustedes”.